“Poemas” de Hannah Arendt. Testimonio del pensar meditativo.

Todos conocemos la grandeza y genialidad de la obra de Hannah Arendt. Esta autora es especialmente conocida por su trabajo en cuanto a la filosofía política. Sus estudios sobre el totalitarismo, caracterizados por la lucidez de su discurso, suelen ser contundentes y mantienen su propuesta filosófica en una tremenda actualidad. No obstante, la obra de esta autora no debe quedar reducida a dicha temática. Lo cierto es que Hannah Arendt, como suele pasar con los otros genios, es polifacética, y su paso por el mundo de las letras no deja indiferente al amante del saber humanístico.

Por ello, hoy atiendo a una parte de la obra de Hannah Arendt más íntima, personal y, quizás, la que realmente retrata a esta autora. Hablo de su faceta poética. Y es que el amante de las letras está de enhorabuena, recientemente la editorial Herder nos ha traído la obra “Poemas” de la autora referida. En el volumen que nos ofrece se reúnen por primera vez todos los poemas escritos por esta pensadora, sin duda, una de las más destacables del siglo XX. Es posible que muchos queden sorprendidos en este punto, ¿era poeta Hannah Arendt? Esta obra responde por sí misma, pero ahondaré un poco más en el asunto, ya que no es poca la importancia de la poesía de la alemana.

Hannah Arendt y la poesía

En la entrevista que Günter Gaus le hizo a la pensadora alemana en 1964 Hannah, reconoció abiertamente su entusiasmo por la poesía griega y su dedicación a la literatura y las artes.

“La poesía ha sido muy importante en mi vida”

H.Arendt “Fernsehgespräch mit Günter Gaus”, en Ich will versteben. Selbstauskünfte zu Leben und Werk, Múnich /Zúrich, Piper, 1997, pp.47-70. (trad.cast,: Lo que quiero es comprender, Madrid, Trotta, 2010)

Ya desde pequeña a Hannah le gustaba recitar la poesía, que aprendía de memoria con mucha facilidad, tal era su pasión por el mundo de los versos. Más tarde, como estudiante de filología clásica, hacía lo mismo con las obras de la Antigüedad. Así pues, no mentía en la cita añadida unas líneas más arriba, los cimientos de su amor por las letras procedían de la manos de los poetas.

Posteriormente hemos reconocido a Arendt, como dije en lineas anteriores, por la certeza y genialidad de sus análisis políticos, y por una vida de cine, marcada por la tragedia que una joven judía en medio de la Segunda Guerra Mundial tuvo que vivir. No obstante, la poesía no dejó de estar presente con los años. Al contrario, de memorizar los poemas de otros pasó a escribir, desde muy temprano, los suyos propios cumpliendo la finalidad que Arendt otorgaba al arte, inmortalizar y plasmar el arte meditativo. Asunto sobre el que merece la pena detenerse brevemente, pues da sentido a la obra editada por Herder, cuya lectura les recomiendo.

En busca del sentido de la poesía


La llaga que deja la dicha
se llama estigma y no cicatriz.
Solo las palabras del poeta
nos dan noticia de ella.
El decir poetizante
es sede que ampara y no guarida.

Hannah Arendt, poema 63. Poemas. Herder.

Debiera bastar la belleza de versos como este, que encontramos en la obra de Arendt, para encontrar el sentido que la autora daba a la creación poética. Pero no está de más señalar algunas cuestiones en relación a este asunto.

Y es que, en una de las grandes obras filosóficas de Arendt, Vita activa o sobre la vida activa , la autora se confiesa partidaria de la “inutilidad” de las cosas artísticas. ¿A qué se refiere con ello? ¿Qué sentido tienen entonces sus versos?

No hay que precipitarse. Arendt no dice con esto que los poemas sean un sin-sentido, más bien, tienen un sentido superior al de las cosas cotidianas. La inutilidad del arte a la que se alude está referida a la falta de una significación utilitarista. En realidad, para la pensadora alemana, la producción siempre responde a un objetivo. Por ello, hay que añadir a lo dicho que la misma Arendt señala que:

“La obra de arte no cumple ningún objetivo si tomamos esta palabra en el sentido en que decimos que el objetivo de una silla se ha cumplido cuando alguien se ha sentado en ella”

H.Arendt, Vita activa.

¿Cuál es, por tanto, el sentido del arte y de estos poemas?

H. Arendt y l a obra "Poemas" de la editorial Herder
H. Arendt y l a obra “Poemas” de la editorial Herder

Testimonio del pensar meditativo

El sentido de estos poemas está por encima del utilitarismo, según Hannah entiende la función del arte. Teniendo en cuenta que para esta autora el arte no responde a un objetivo concreto, como decorar, sino que su característica más señalada es su inutilidad, aquí cobra especial relevancia la persistencia de la obra. ¿Cómo es posible que nos siga emocionando Mozart o el Carmina Burana? ¿Cuál es el secreto de obras eternas como la de Da Vinci o los poemas épicos?

Si estas obras respondiesen a un fin concreto estarían ligadas a las necesidades de una época y sociedad, aquella en la que nacieron. Pero si algo sabemos es que son intemporales. ¿Es ese el sentido del arte, alcanzar la inmortalidad? No hay que precipitarse. Más bien lo que ocurre es que esa inmortalidad nace de su sin sentido, y con ello nos pone en la pista de a qué responden obras artísticas como el poema.

El poema se acredita a si mismo como intemporal, al tiempo que actual, su mensaje siempre esta vivo, abierto al lector. Esta eternidad, según esta autora, dan lugar a la conclusión de que la función de poema es tomar testimonio del pensar meditativo.

En el poema se unen el pensar y el poetizar, si tienen un carácter eterno es por no responder a criterios utilitaristas. Cuando un artista comienza a escribir un poema, más que estar ante un acto de producción, que también, esta trasmitiendo su propia transformación, dando testimonio de sí mismo y posibilitando transformaciones futuras en el que recibe la obra. De esta manera, ideas, sentimientos, vivencias, se hacen visibles con un cuadro, una escultura, una canción o un poema. Así la obra es la ventana que salva los contenidos de la conciencia. Con ello, la letra es la puerta al pensamiento que alguna vez estuvo vivo pero, al tiempo, la semilla para hacer brotar otras meditaciones.

Así pues, ¿cuál es el sentido de los poemas de la propia Hannah? Asomarnos a su propia transformación y, con ello, aventurarnos a la nuestra. Puede ser este un buen motivo para asomarse a sus “Poemas”, una obra tal bella como intensa.


La caída se rehízo en vuelo.
Quien caía vuela ahora.
Es entonces cuando se abren las simas
y cuando la oscuridad sube a la luz.

Hannah Arendt. Poemas. Ed. Herder.

R.D.Morliz