“El genio y la locura” de Phillippe Brenot

La reseña de “El genio y la locura” nace de la impresión de una lectora ante las letras de Phillippe Brenot. El autor de esta obra es un reputado psiquiatra y antropólogo, pero ante todo una mente inquieta que en éstas páginas se atreve a enfrentarse a uno de los grandes enigmas de la historia del saber: la relación entre la genialidad y la locura.

Ya Aristóteles se preguntó en su momento el motivo por el cual los hombres excepcionales solían ser por esencia “melancólicos”. Por melancolía no entendía únicamente esa tristeza plagiada de ensoñaciones que se suele vincular al artista,  sino también ese extraño carácter que va unido a una personalidad especial. Desde entonces, ha pasado mucho tiempo, pero hasta hoy no nos hemos librado de las preguntas que evocan a las mismas inquietudes. ¿Es la locura condición de la genialidad? Eso mismo es lo que intenta averiguar Brenot.

El aura del genio

Por algún motivo que escapa al común de los mortales, el arte o el genio parecen estar envueltos en un aura de misterio que hace del personaje en cuestión un ser indescifrable.  En esta obra Brenot intenta dar respuesta a las cuestiones relacionadas con la intrigante vida de los genios. Los grandes creadores son vistos por el resto de los mortales como al filo de la locura, en ocasiones incluso habiendo traspasado el umbral. En este estudio, de lenguaje sencillo y ameno, el autor se adentrará en la duda a través de ejemplos de este fenómeno característicos del mundo de dedicación creativa, como son Dostoyevski, Vincent van Gogh, Dalí o Edgar Allan Poe.

De hecho, este último es especialmente conocido como un “genio loco”. Tanto es así que el mismo Poe llegó a preguntarse, a través de su literatura, por la misma relación de la que se ocupa este moderno psiquiatra.

“Los hombres me han llamado loco; pero no está esclarecida la cuestión de si la locura es o no es lo más sublime de la inteligencia (…)Los que sueñan de día tienen mucho conocimiento de muchas cosas que escapan a los que sueñan únicamente de noche”

Edgar Allan Poe. Eleonora

A este respecto, el autor de “El genio y la locura” llegará a la conclusión de que los escritores son los que se encuentran en mayor riesgo de perder la cordura. El motivo no deja de ser enigmático y queda libre, en algunos sentidos, la reflexión del lector. Pero también nos plantea la posibilidad de que quizás esa cordura esté sobrevalorada, pues precisamente su ausencia ha coincidido con el surgimiento de algunas de nuestras mentes más brillantes. Juzgue el lector según crea.

¿Por qué leer “El genio y la locura”?

Más allá de las conclusiones del autor, es evidente que la figura del genio ha sido dominante en nuestra historia, una herencia que supone en parte un modelo a seguir para el resto de la sociedad. Pero seguimos sin conocer realmente qué es el genio, qué es la locura, y si ambos están íntimamente relacionados.

El enigma hace más apasionante aún la aventura de este libro, que a través de las singularidades de muchos destacados personajes, muestra que las obsesiones, frustraciones y temores son parte ineludible de la condición humana. Esos factores parecen conjuntarse a veces en ciertos individuos para que ejerzan la función “chamánica” de guiar al resto, aún al precio de vivir en un espacio extraño, que se da entre el sueño y la realidad, exponiéndose inevitablemente al mundo de la locura ¿Es ese mundo el mismo que inspira las sublimes creaciones de estos hombres excepcionales? De ser así este libro puede enviarnos un importante mensaje, y es que quizás, a veces, hay que cortar las alas a la elegante cordura para dejar paso a las sombras que anidan en nuestra psique.

R. D. Morliz